3 Ejercicios para enfrentar el Miedo y la Ansiedad

Cuando hagas lo que más temes, entonces podrás hacer cualquier cosa.

Eso dicen por ahí y es una gran verdad. Los seres humanos tenemos un fantástico radar que pone todos nuestros sistemas en alerta y nos lleva a actuar de formas que ni sabíamos que éramos capaces cuando nos enfrentamos al miedo.

Todos, en mayor o menor medida, tenemos miedo, y no me refiero a fobias o pánicos, que entran en otra categoría, sino a la ansiedad y el miedo a situaciones futuras, a pérdidas, a la reacción de otras personas, o el miedo al fracaso que es el más frecuente y el que más paraliza.

El miedo y la ansiedad son sensaciones corporales, emocionales y mentales muy complejas y reales para quien lo padece cada día

 

¿ QUÉ PODEMOS HACER PARA SENTIRNOS MEJOR?

A veces no sabemos muy bien cómo actuar y nos quedamos en un estado de estupor.

Dejar de sentirlo no es posible, pero aceptarlo sí y cuando hay aceptación siempre hay evolución, por eso te propongo éstas tres prácticas que yo empecé a aplicar en mi vida y por eso estoy  segura que a ti también te ayudarán:

1. Hacer respiraciones conectadas.

No se trata de la respiración normal, sino una que consiste en un ciclo de cuatro pasos.

Prepárate soltando todo el aire y luego:

  • Tapa el agujero derecho de tu nariz.
  • Inhala por el izquierdo y cuenta hasta 2.
  • Tapa el agujero izquierdo y exhala el aire por el derecho y cuenta hasta 2.
  • Repite el ciclo mínimo unas 10 o 15 veces

Te prometo que con éste tipo de respiración consigues serenidad y lucidez. Esta técnica de respiración se la he enseñado a mi hijo que es un poco hiperactivo y le ayuda mucho.

Te animo a que lo pruebes.

2. Escribir, pintar, dibujar, expresarlo en papel.

Por experiencia propia os digo que no es lo mismo tener algo en tu cabeza dando vueltas a tenerlo escrito en un papel.

Esta afirmación vale para casi cualquier situación, pero sobre todo cuando tenemos miedo a enfrentar una situación que no deseamos, o a que algo no salga tan bien como esperamos.

Escribirlo o dibujar acerca de ello, te permite ver opciones y otros ángulos menos visibles desde tus pensamientos.

3. Saltar el miedo creando un nuevo marco de referencia.

Quiero decir, si tienes miedo a hablar en público, busca una actividad que te obligue a hacerlo aunque sea durante un par de minutos.

Al principio te sudarán las manos, pero una vez que arranques te darás cuenta que sí eres capaz y no era para tanto. Además, cuando te encuentres en una situación similar y vuelvas a sentir ese miedo, tu cerebro ya tendrá ese nuevo marco de referencia que le recuerde que ya has aprendido a salir airoso de esa situación.

Habéis subido la primera vez a una montaña rusa? ¿a qué es distinto el sentimiento cuando subes la segunda vez? ¡pues eso!

Y si utilizas estos tres ejercicios en conjunto será muchísimo mejor.

Tenlas por ahí a mano en tu memoria, para cuando vuelva esa pregunta a tu cabeza   ¿tengo miedo … qué puedo hacer?

R   E    S    P    I    R   A               PINTA O ESCRIBE                   ¡¡Pásale por encima !!

Te dejo un abrazo que te llegue al Alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Esta web utiliza cookies. Haz click en el enlace para ..    ver Política de Cookies
Privacidad